Inicio

 

 

El Castillo de La Luz como sede de la Fundación Martín Chirino abre al visitante una combinación de elementos que se unen en un proyecto cultural integral.

De un lado el Castillo de La Luz, Bien de Interés Cultural desde 1941, como Monumento Histórico preserva entre sus piedras y en la organización de sus espacios la memoria de un tiempo y una comunidad desaparecida en el tiempo. Desde su rehabilitación, además, adquiere una nueva dimensión museística orientada a la conservación, investigación, documentación y difusión de la historia de Canarias y de su pueblo.

De otro lado la Fundación Martín Chirino, como institución sin ánimo de lucro se presenta como un punto de encuentro para el debate, la exposición, la formación y documentación relacionada con el legado artístico e intelectual del artista.

La potente suma de efectos de ambos factores redunda en un todo que alcanza mucho más de lo que cada uno hubiera logrado por separado, en definitiva conforman un núcleo cultural al servicio de la creación, de la innovación, del estudio y de la exploración.

El público que acuda atraído por el monumento del Castillo de La Luz encontrará, además, una vía de acceso y una iniciación a las actividades intelectuales y artísticas de la Fundación Martín Chirino; y en cambio, las actividades desarrolladas por la Fundación en su programación permitirán volver hacia el monumento y enriquecer las perspectivas hacia él.