GIGANTES QUE NO MOLINOS… HOMENAJE AL QUIJOTE

Gigantes que no molinos… Homenaje al Quijote (2005) Alto 370 x ancho 170 x fondo 150 cm Hierro forjado oxido patinado Col. Artista

FICHA TÉCNICA:
(2005)
Hierro forjado
370 x 170 x 150 cm
Colección del Artista

Muy pocas obras literarias han originado tantas imágenes como las inspiradas en El Quijote. Desde su aparición, se han hecho innumerables ediciones ilustradas de la novela, multitud de esculturas, dibujos y pinturas, que han contribuido a materializar en el imaginario colectivo la figura y andanzas de Don Quijote y Sancho. A medida que se alcanzaba una mayor conciencia de la modernidad atemporal de esta “novela de novelas” fueron más los artistas que la convirtieron en objeto de su inspiración, hasta lograr atravesar las fronteras, teóricamente infranqueables, del arte de vanguardia del siglo XX, una de cuyas premisas iniciales fue abandonar cualquier atisbo de figuración narrativa.

Martín Chirino no pasó por alto dar una réplica actualizada a la iconografía que ha acompañado al Quijote a lo largo de su historia, uno de los mitos culturales más poderosos que ha proporcionado nuestra cultura. Y para ello se sirvió de una de las interpretaciones sobre el Viento, los Solanos, como parte de la gran lección de Julio González: “dibujar en el espacio”, lo que le llevó a crear una obra de centro grávido pero que se aligera hasta parecer levitar. “La espiral de hierro, material que se había vuelto muy denso en mi trayectoria se abre para  flotar en el espacio, como el horizonte distorsionado del sueño que siempre he perseguido Escultura que demanda la libertad para ser sí misma. Alisios, Alfaguaras y Solanos, en definitiva toda mi obra es deudora de esta espiral del hierro cerrada en su punto de partida, que se extiende y planea para que la materia  de estas esculturas sugiera la simulación de levedad, ligereza y  la libertad a la que aspiran todas mis obras”.